viernes, 20 de agosto de 2010

LEPERA: CADA DÍA ESCRIBE MEJOR...

HORACIO MOLINA RESCATA A ALFREDO LEPERA. TAL VEZ EL POETA MENOS RECORDADO DEL TANGO
Hoy no voy a hablarles de fútbol, voy a hacer una pausa o entretiempo para que hablemos de tango, de poesía. Del barrio o el arrabal, con las pebetas o las criollitas de sus amores. Imágenes que se relacionan con el fútbol, claro, y que protagonizan muchos de los hermosos poemas que ha escrito Alfredo Lepera para darle letra a las melodías de Carlos Gardel. Grandes canciones que han compuesto juntos y que son las más representativas de nuestra música en el mundo. Pero es cierto también que el nombre de uno de los dos creadores del tándem (Gardel/Lepera) ha quedado muy relegado en relación al otro. Muy por detrás de Gardel, la figura más importante de la música popular argentina, esto tal vez es entendible dada la magnitud que ha cobrado el mito Carlos Gardel. Pero incluso Lepera ha quedado también muy por detrás de otros grandes letristas como Manzi, Discépolo o Cadícamo a la hora de las consideraciones, y esto ya marca una cierta injusticia, tal vez involuntaria o inconsciente pero injusticia al fin.

Hoy estuve en la presentación del disco "Alfredo Lepera por Horacio Molina" en el marco del Festival Tango Buenos Aires. La función tuvo lugar en el Complejo Teatral 25 de Mayo en el barrio de Villa Urquiza, un hermoso teatro donde cantó el inolvidable zorzal criollo alguna vez allá por los 30' . Y donde los allí presentes pudimos revivir esos clásicos como si los redescubriéramos hoy, con otra voz. La voz que viene a echar luz sobre la pluma y a intentar hacer justicia ante la evidencia. Y lo ha logrado realizando un magnífico trabajo discográfico y brindando un concierto impecable y a sala llena.
“Siento que todas las letras de Alfredo Lepera forman parte de mí mismo y se reflejan en mi alma. Será porque me acompañan desde mi más lejana infancia, cuando las iba aprendiendo naturalmente, sin proponérmelo, sin darme cuenta, del mismo modo en que se aprende un juego..." dice Molina en la portada de su disco y nos transporta a un paisaje, que aunque hoy ha cambiado, sigue siendo parte de nuestra historia. Porque lo que importa en la poesía tanguera es la esencia. La apariencia de nuestros arrabales hoy ya no es la misma, es cierto, pero no todo ha cambiado, las ilusiones, los desengaños, los sueños siguen conmoviendo nuestros corazones por más que miremos por la ventana y veamos edificios, shoppings y bingos.
.
Si arrastré por este mundo
la vergüenza de haber sido
y el dolor de ya no ser...
Sueño con el pasado que añoro,
el tiempo viejo que lloro
y que nunca volverá...
(Cuesta Abajo - Gardel / Lepera)
.
Y es por eso que escuchar esos tangos extraordinarios como Golondrinas, Recuerdo Malevo, Soledad, Volver o Melodía de Arrabal, entre otros, nos sigue emocionando y maravillando. Y el rescate que hace Horacio Molina de la figura de Alfredo Lepera, es importante porque si en algo pone el acento este disco es en la palabra, en el decir que en el tango lo es todo.
Recomiendo este disco no sólo porque homenajea la obra de uno de los grandes poetas de nuestro país sino porque revaloriza el compromiso entre pasado, presente y futuro de nuestro tango. Y la voz de Molina, su decir impecable que respeta la cadencia de cada melodía y su correlato en la letra, sin necesidad de ademanes innecesarios ni obviedades, sino partiendo de la expresividad y la inteligencia de su oficio de cantor nos lleva a las mejores esquinas posibles.
Y algo más quiero decirles especialmente a las mujeres, a las de Olé y a las otras, que no compremos ese cliché gastado que dice que las letras de tango nos maltratan, lean y escuchen a Lepera y después me cuentan.
.
Con ella a mi lado no vi tus tristezas,
Tu barro y miserias, ella era mi luz
Y ahora vencido arrastro mi alma,
Clavado a tus calles igual que a una cruz.
Rinconcito arrabalero
Con el toldo de estrellas
De tu patio que quiero
Todo, todo se ilumina
Cuando ella vuelve a verte...
(Arrabal Amargo - Gardel / Lepera)
.
Les debo algunas canciones de este disco del amigo Molina, prometo buscar mejor en youtube o bien subir algo en formato similar, pero escuchemos ahora al autor de esta melodía entrañable y perfecta a quien el señor Lepera le puso letra, dicen en menos de 48 horas. Quien pudiera...

10 comentarios:

Julián dijo...

Mujer: me gustó mucho el disco de Molina y una vez más, le agradezco en nombre de Doña Yanina también, el obsequio de cuando su visita a la radio.
No soy especialista ni nada por el estilo, pero siento al tango como una cosa muy nuestra, de nuestra forma de ser y de sentir. Tengo un libro muy interesante - y que, paradójicamente, todavía no leí - que se llama, creo, "Mal de tango". Es de un profesor universitario. Hace rato que ha despertado mu curiosidad porque se remonta a los orígenes que contiene letras un poco fuertes, sexualmente hablando. Pero al margen de eso, siento una doble vertiente del tango. Por un lado, esa capacidad que tuvo de mutarse, con respecto a sus orígenes. Y por otro, esa fijación del ser argentino. Es posible que esté hablando gansadas, pero lo percibo así, de refilón, vio?
Un beso.

De Vierde Man dijo...

Usted si que no se priva de nada. Ya me la imagino por esos arrabales y tomándose un tinto. Quién puede resistirse? La poesía de Lepera, se lo aseguro, será canon, aunque nosotros no lo veremos. Un abrazo.

Super Riquelme dijo...

Mujer, que lindo post! Y que envidia no haber podido estar en el lanzamiento del nuevo disco. Yo estuve en uno en el 2003 o 2004, ya no me acuerdo. Me saque una entrada de primera fila y lo ayude a cantar la segunda vuelta de La Pomeña - no se acordaba la letra - cuando a instancias de Luis Salinas se habia salido de repertorio y empezo con zambas, estilos, y canciones criollas.
Amo a Molina. Con Horacio Deval, son los dos que mejor escucharon e interpretaron a Gardel (hay otro muchacho, Alfredo Saez, que tambien se acerca, no se si lo conoces). El problema de Deval es que lo queria tanto al Zorzal que lo imitaba. Lo de Molina es estilo propio. Y con esa vocecita...
Respecto de Lepera, no se si lo comentaron anoche, pero la leyenda cuenta que robaban tangos con Gardel (letras y melodia). Soy de Tandil y he escuchado estas historias de boca de viejos artistas del pueblo que los conocieron. De cualquier forma, nadie canto el tango como el Zorzal.
El escritor de la epoca que opaco a Lepera fue el Negro Cele, que dejo miles de letras bellisimas para la posteridad. En mi humilde opinion, la mejor composicion de la dupla Gardel-LePera es "Sus Ojos se Cerraron", que nadie canto como Gardel.
Bueno, perdon, se me hizo largo el comentario. Como Roman, el tango-cancion, el de Gardel y el de Molina, es - parece - otra de las pasiones que nos unen.
Un abrazo (con caminata sincopada, jeje)

Curiyú dijo...

Mire...casi me siento caminando por Buenos Aires con esos poemas...

emeygriega dijo...

El cliché de que las letras de tango son malas es agotador. Mi viejo solía caer en él, aunque por supuesto rescataba a Lepera, a los Homeros y a los grandes poetas de una música que de ninnguna manera "te llega a los cuarenta" (otro cliché).
El tango es la cosa más fina que la cultura popular haya dado a nuestro país, diría al mundo pero no quiero pasarme.
Quien repare en la percanta que lo amuró y piense que el tango es llorón o misógino, tiene un corcho en el oído y en el corazón. Letras como la de Muñeca Brava y Maquillaje son de una ternura infinita.
Ni hablar de Volvió una noche, Golondrinas, Lejana tierra mía y todas las obras de Lepera que Molina exalta como nadie.

Es muy loable que Molina ponga a Lepera donde debe estar y debe ser el puntapié para darle el lugar que merece. Duele pensar que porque el pobre murió joven y no dejó descendencia, nadie se acuerde de él. Que sea ciudadano ilustre post mortem. Mauricio, Lombardi y Rozitchner seguro saben quién es y lo mucho que lo merece. Apuesto a que tienen sus tangos metidos en las entrañas.

Grande Horacio y grande Mujer por este homenaje. Con la obra completa de Gardel y Lepera uno podría irse a una isla desierta y recordar toda la vida el país en el que nacimos. Si me robaran esos discos mataría en defensa propia y el juez me absolvería. Ojo cacos.
Mientras tanto sigamos con el Ai wonchu nou iu de Ricardo Fort en pos del sano esparcimiento familiar.

¡Mondo cane!

p.d.: escuché a Tinelli decir al cabo de una coreo con Capullito de Alelí lo muuuuucho que admira a Gaetano Veloso. Grosso Gaetano. ¿O lo habrá confundido con Romina Gaetani?
¿le mandamos discos de Caetano y el de Molina? No, dejá.

mujerdeole dijo...

Julián, usted y Yanina lo merecen. el Tango y el Fútbol son parte de nuestra identidad por eso los tomamos muy en serio en esta casa y en las suyas sé que también. Noda de gansadas, el tango y el fútbol son esenciales `para la cultura argentina.

De Vierde, trato de no privarme de estas cosas que arropan el alma. Y diga la verdad hay palabras más lindas que arrabal? si las hay no creo que muchas...
Y la poesía de Lepera es canon, de hecho es parte de nuestro idioma cotidiano, quien no dice cada tanto o bien podemos leer en titulares de diarios "se me pianta un lagrimón" "que 20 años no es nada" "no habrá más penas ni olvido" "pebeta de mi barrio" y así miles. El tema es rescatar a su autor, pero seguro que llegará ese día y pronto.

Súper, como te habrás dado cuenta también amo a Molina y sí lo sumamos a Román. Lo de ayer fue increíble, y yo he estado en muchos de sus conciertos, tal vez compartimos sala en alguna ocasión. Me encanta cuando hace repertorio campero e incluso folklórico, canta muy bien las zambas. De hecho su versión de La Nochera supera la de Mercedes, que para mí es "la voz" de nuestro folklore. No tenía a estos gardelianos y sí escuché eso de que la dupla robaba letras y canciones en general, pero qué no se ha dicho de Gardel? Y de Lepera otro tanto, como que escribía a pedido, y que terminaba sus creaciones en uno o dos días, qué fácil debía ser, no?

Curiyú, esos poemas Hicieron Buenos Aires y la siguen Haciendo. No como algunos que por más que nos inunden con el slogan en afiches de fondo amarillo usando letras negras para asemejarse camaleónicamente al porteño taxi, nadie les cree ni un poco.

Eme, sí agotador y berreta.
Claro el tema es la ternura, la pasión y la tristeza de esas letras que, como bien decis, Molina canta como nadie. Horacio dijo ayer algo ineresante antes de cantar "Sus ojos se cerraron" anticipando que era un tema "heavy metal" (sic) por lo pesado y demoledor de la letra, dijo: "no sé a ustedes pero a mí lo que más tristeza me da es la estupidez. Porque la frivolidad, la huevada olímpica que hoy vemos por todas partes, deja un vacío imposible de llenar. En cambio si escuchamos algo triste, verdaderamente triste pero que nos moviliza, que nos conmueve, eso al menos nos dejó algo en el alma".
Creo que está en perfecta sintonía con lo que comentás.

Un abrazo a todos

Super Riquelme dijo...

Si!!! La Nochera!!! tenes razon, me habia olvidado que tambien la hizo esa noche. Sabes si la tiene grabada? Todo lo que tengo de Molina son tangos...
Deval era un viejo cantor de Salgan. Y a Saez lo he visto en el Tasso pero no tengo idea si tiene grabado algo. Igual esta lejos de Molina y tiene un registro mas grave.
Si, avisa del proximo recital, alli estaremos!!

Cielito Lindo dijo...

Y cantadas por Gardel, tanto mejor

La candorosa dijo...

Hermosa pausa musical-tanguera mujé!!!!

Contamos con poetas y compositores dignos de admiración y orgullo, pues cuentan con reconocimiento mundial!

El tango es un sentimiento, es música y líricas que nos estremecen más allá de la edad y el tiempo en el que nos haya tocado vivir...

En mi caso particular además, al escuchar tango, mantengo fresco el lazo afectivo que además, me unió a mis padres!!

Gran post, amiga!!!

Abrazos!!

mujerdeole dijo...

Super, La Nochera está en el disco anterior de Horacio "Buenos Amigos". Grax por la info.
Y avisaremos entonces de próximos conciertos.

Cielito, Gardel es Gardel...

Candorosa, sí es que el tango te lleva a todo eso, a tu viejo o tu vieja, a tus hermanos, a la noviecita/o, al patio, al barrio, porque somos de acá, y no hay con qué darle a esas letras. Esos poetas sabían lo que hacían y encima algunas melodías son también de una belleza infinita.

Un abrazo