miércoles, 19 de agosto de 2009

ANGEL CAPPA Y TOMAS GUBITSCH

BUENOS AIRES: FUTBOL, LIBROS y MUSICA

Ayer tuve un día de gratas sorpresas que no quería dejar de compartir con ustedes. Ambas tienen relación con dos Hombres de Olé bajo el Brazo muy especiales. Porteños, también europeos en algún sentido y con historias de vida apasionantes.

La primera: que Angel Cappa presentaba su libro "Hagan Juego". Un material donde el técnico de Hucarán entrevista a varios de los mejores jugadores de la historia. Una obra que revitaliza los valores por el fútbol bien jugado, ese que su equipo (mi equipo) mostró en el Clausura 2009.
Compartir ideas sobre fútbol, de eso se trata, entre otras cuestiones, el libro que defiende y promueve el fútbol lírico y bien jugado, el toque, la gambeta, el fútbol que nos representa a los argentinos en el mundo. Esta nueva obra fue realizada en su mayor parte durante la estadía del creador del Tiki Tiki de Huracán en España, donde se desempeñó primero como ayudante de campo y técnico de grandes equipos y luego como periodista. Editaron este trabajo el diario español Marca junto a la escuela de periodismo Tea y Deportea.

"Hagan Juego", así se llama, es una compilación de reportajes de alto contenido ideológico y filosófico. Así define Cappa a su estreno literario: "Son charlas de fútbol, no entrevistas porque no sabría cómo hacerlas. Me sentaba con ellos, con un grabador y un periodista, que después se encargaba de convertirlo". Pero esto va más allá de la tinta en el papel: "La sensación es la alegría de aportar algo al fútbol, al concepto que uno trata de defender y que aquí encuentra a grandes jugadores, que han ganado todo".

La presentación de ayer, a la que fuimos especialmente invitadas, fue realizada en el microcine de la sede de TEA y contó con varias figuras que se hicieron presentes para apoyar la obra de uno de los personajes más queridos de nuestro fútbol como los músicos Andrés Calamaro y Jaime Torres, los ex futbolistas Walter Reinaldo Pico, Leonel "Pipa" Gancedo, Huberto Maschio, Fernando Redondo, Francisco "Fatiga" Russo, Mauro Navas, el escritor y periodista Juan Sasturaín y el preparador físico de la Selección, Fernando Signorini, entre otros.
Juan Román Riquelme, Pep Guardiola, Johan Cruyff, Alfredo Di Stefano, Raúl y Fernando Redondo son algunos de los protagonistas de estas ricas historias de vida relacionadas al deporte más popular del mundo.
Angel Cappa vuelve a deleitarnos con sus conceptos, por su gusto por el fútbol, por el que se juega bien. Durante la primera mitad del año, lo hizo poniendo a sus Angeles en la cancha llevando a Huracán a conseguir el subcampeonato, ahora poniendo sus vivencias y sus ideas en el papel.
La pasión de un hombre que hace juego y hace jugar.
Seguramente "Hagan Juego" será, a partir de ahora, uno de nuestros libros de cabecera.


La segunda: también ayer tuve el honor de entrevistar en radio a un gran músico que aunque hace más de treinta años vive en Paris, siempre será de Buenos Aires. Y su música también.
Me refiero a Tomás Gubitsch, Tomy para algunos nostálgicos rockeros de los 70 que recuerdan su fugaz paso por la también fugaz historia de uno de los grupos más emblemáticos del rock nacional: Invisible. Una de las mejores aventuras musicales de Luis Alberto Spinetta que dejó además un gran disco como "El Jardín de los presentes", donde la guitarra de Tomy es una de las protagonistas indiscutibles.
Tomás tiene una intensa historia, con mucha música, con anécdotas, de las buenas y de las otras, con muchos nombres importantes que han compartido su recorrido artístico. Sólo para dar un pantallazo podemos decir que con poco más de 15 años pasó a formar parte del grupo "Generación Cero" del bandoneonista Rodolfo Mederos, también con 17 años estaba tocando con Spinetta en el disco citado y en el Luna Park, para luego con menos de veinte partir de gira europea convocado nada menos que por Astor Piazzolla para formar parte de su octeto.
Muchas cosas podría decir de Tomás, muchas anécdotas acá en Buenos Aires trabajando para su disco "Cinco", un discazo que no pueden no escuchar, y en Paris, donde compartí por ejemplo alguno de los partidos del Mundial 2006. Con este hincha de River, como Spinetta, vimos en una fonda del Quartier Latin el partido Argentina - México y nos quedamos afónicos gritando el gol de Maxi Rodriguez al que definió como "un gol de otro partido". Y lo era nomás. Pero quiero aprovechar algunas cosas que Tomás le ha contado a la prensa en estos años, a partir de su regreso en 2005 luego de 28 años de exilio o largo viaje, para que conozcan como piensa este porteño que vive en Paris. Su historia es también la de nuestro país, al menos la de las últimas décadas.

- Desde el primer disco de Almendra, Luis Alberto era ‘el’ músico y poeta que admiraba de aquello que se llamó el rock nacional (detesto esa definición, de nacionalismo no había nada). El último concierto de rock que había ido a ver fue, precisamente, uno de Invisible en trío, con esa base demoledora y sutil que formaban Pomo y Machi. Terminé en cana, como la mitad del público. Pocas semanas después, me encontraba zapando con ellos. Y pocos meses más tarde, grabando El jardín de los presentes y tocando en mi (casi) primer concierto en el Luna Park ante más de 12.000 personas... a los 18 años. Vivía en un sueño. En medio de una realidad política insoportable de la cual yo era extremadamente consciente.

¿Cuál fue tu aporte y a la distancia, qué te sucede con uno de los discos más importantes del rock argentino?
Invisible ya tenía una historia larga y creativa antes de mi entrada. Mi aporte creo que fue mi pequeña cultura musical clásica y tanguera de aquella época, que Luis ya había anticipado en Almendra, con “Laura va” y “A estos hombres tristes”. Para mí, bastaba con escuchar la voz de Luis Alberto para estar feliz. Su manera de cantar, de escribir y de tocar me sigue pareciendo única, y no sólo en Argentina. Donde sea.

Pero en un momento le dijiste al Flaco que si te llamaba Piazzolla vos dejabas Invisible...
– Sí. En el momento de mi entrada al grupo, tuvimos una discusión muy seria en la cocina del lugar donde ensayábamos. Las condiciones eran muchas y los compromisos tomados debían ser respetados. Yo pedí poder seguir tocando con Rodolfo (Mederos), claro, y efectivamente, en joda, dije que si Piazzolla me llamaba, me iba con él. Nos matamos todos de la risa y Luis dijo: “Si me llama Lennon, ¡yo también me voy!”.

“Yo no pensaba irme definitivamente. Me enteré en Italia (nuestro primer concierto con el octeto de Astor) de que la gira estaba bancada por el gobierno militar. Mi exilio lo decidió la dictadura y el consulado de París, que había confiscado mi pasaje de vuelta y que me exigía hacer una declaración pública pro-dictadura en varios diarios. De más está decir que los mandé a la mierda...Es casi una especie de costumbre familiar: mis padres llegaron a Buenos Aires huyendo del nazismo. Espero sinceramente que este fastidioso deporte turístico se corte acá y que mis hijos no tengan que emigrar a Nueva Zelanda o a Madagascar.”

¿Qué sucedió exactamente?
–Esta es una pregunta delicada y es muy importante aclarar ciertas cosas. Está claro que Astor fue un instrumento, a sabiendas, de la propaganda de la Junta de psicópatas que gobernaban nuestro país. Por ambición personal, por incultura política, por cobardía o por lo que fuera. Está claro también que en esto nada tienen que ver los miembros de su familia, a varios de los cuales conocí en diversas circunstancias. También queda claro que esto no le resta nada, absolutamente nada, a su talento ni a la validez de su obra.

Esa situación te forzó a exiliarte...
–Yo diría mi actitud política, más bien humana, mis declaraciones, mis actuaciones con Amnesty me forzaron al exilio. Y los exilios nunca son fáciles: perdí a mi país y a mis amigos. Pero nuevamente, no exageremos: una cosa es pasarla mal en París y otra cosa es ser torturado o desaparecido en Argentina. Los héroes de aquella época son los que tuvieron que quedarse y bancársela.

¿Cómo es estar anclao tanto tiempo en París?
– Me resulta extremadamente difícil contestar esto. Si se trata de una pregunta personal que apela a respuestas que develarían parte de mi intimidad, con mi música basta y sobra. Si se trata de una pregunta general, diría que es genial, increíble, difícil, magnífico, ridículo, hermosísimo, complicado, asombroso, fácil, gracioso, triste, emocionante... Sé que es un privilegio, pero que cada escalón que subís te lo tenés que ganar solito, nadie te regala nada. Y que mientras más arriba estás, mayor es tu conciencia de que nunca nada está adquirido definitivamente. Muchos, y muy buenos, esperan el turno de ocupar tu minúsculo pedacito de peldaño. En cierto sentido, estar “anclao en París” es una lección cotidiana de modestia obligatoria. Basta con pensar que donde vivo yo, también vivieron hace poco Picasso, Stravinsky, Braque, Satie, Camus, Ravel, Calder, Debussy, Cocteau, Sartre, Yankelevitch, Levinas, Foucault, Derrida y muchos, muchos más. Si algún día se te suben los humos a la cabeza, la Torre Eiffel, el Arco del Triunfo, el Louvre, Nôtre Dame y todos los puentes del Sena se revuelcan de la risa... burlándose de tu soberbia.


Podría seguir por horas ya que nunca lo escuché desperdiciar una pregunta. Jamás. Una entrevista con Tomás es un viaje que nos lleva muy lejos y también muy cerca. Está en Buenos Aires por estos días porque viajó invitado por el Festival Internacional de Tango. Los que quieran escuchar su música no se pierdan el concierto con su genial quinteto este sábado 22 en el Teatro 25 de Mayo, en Villa Urquiza. Es a las 20 horas y la entrada es libre y gratuita. No se van a arrepentir.

11 comentarios:

MARIEL dijo...

Mujer: Tengo que leer toda tu entrada serenamente. Pero me anticipo a agradecerte la crónica de dos eventos en los que siento que estuve a través de tus palabras y la hermosa foto de don Angel que elegiste para encabezarla. Todo desaparece en ella, menos el tipo que piensa. Besos aerostáticos.

dondelohabredejado dijo...

Me ha encantado el reportaje a Tomás Gubitsch, se siente un tipo coherente y da gusto que con el paso del tiempo sigue siendo un talentoso y una gran persona.
Un abrazo.

mujerdeole dijo...

Serénese Mariel y no tema que por acá la esperamos cuando guste. Viste qué linda fotoade Angelito? Tiembla George Clooney! Besos.
dondelohabrédejado, es una gran persona Tomás, muy divertida y muy talentosa. Me alegra que te haya gustado la entrevista.
Besos también para vos.

El Canilla dijo...

Gracias, flaca, por la nota.

Pablo Libre dijo...

Me encanta Generación Cero. No sabía lo de Astor...
Compraré el libro de Cappa sólo para leer a mi gran Cruyff.

Mundo Aquilante dijo...

Dos grandes entonces, a Tomás no lo conocía.

Saludos desde Mundo Aquilante!

Mundo Aquilante dijo...

Mujer de Olé, me gustaría que escribiera algo de la pelea de la tigresa. Escuché algunas críticas desafortunadas.

Saludos desde Mundo Aquilante!

mujerdeole dijo...

Mundo, querida amiga, vi la pelea de la tigresa, claro y escuché esos comentarios desafortunados. No coincido con la mayoría de ellos aunque puedo entender y coincido en que la jamaiquina es una gran boxeadora y que técnicamente hoy tal vez sea superior a nuestra campeona. Pero no es cierto que la superioridad haya sido tan explícita y notoria en la actuación del jueves pasado en el Luna Park. Creo que un empate hubiera sido más justo que el triunfo de la Tigresa pero no creo tampoco que los jueces hayan tenido tantos motivos para una posible victoria de Ashley, que por cierto, es joven y talentosa y seguro va a dar que hablar en los próximos años. Por ahora la campeona mundial de la categoría sigue siendo argentina y desde acá la bancamos una vez más.
No pude dedicarle un post (todavía), por falta de tiempo entre el periodismo y la producción culturales y mi rol de mi madre, más el comienzo del campeonato vio. Tal vez en estos días me anime y se lo dedico MA.
Salut.

Mundo Aquilante dijo...

Sí pensé lo mismo. Desde acá la banco a la acuña a morir. Gracias por responder.

Saludos desde Mundo Aquilante!

Eugenia dijo...

Muy buena la nota a Gubitsch! gracias por comprtirla
y muy divertido este blog "deportivo y cultural"
saluti
e.

mujerdeole dijo...

Bienvenida por aquí amiga Eugenia.
Pase cuando quiera.
beso