sábado, 11 de julio de 2009

LA CABALLERÍA ANDANTE




Ciencia de Hombres y Mujeres de Olé Bajo el Brazo






"Unos van por el ancho campo de la ambición soberbia;
otros por el de la adulación servil y baja,otros por el de la hipocresía engañosa,
y algunos por el de la verdadera religión;pero yo, inclinado de mi estrella,
voy por la angosta senda de la caballería andante,
por cuyo ejercicio desprecio la hacienda; pero no la honra."
Miguel de Cervantes



Hace unos días Andrés Calamaro, Hombre de Olé Bajo el brazo, escribió un bellísimo texto dedicado a Cappa que fue publicado en el Diario Crítica. Aquí reproduzco algunos fragmentos y aprovecho para destacar una virtud que tienen los hombres como Andrés. Debo decir, en honor a la verdad, que me parece quizás una de las mayores virtudes que se puedan ostentar: la defensa de algo o alguien cuando no se tiene nada por ganar sino más bien (mucho) por perder. Levantar el guante de una causa aunque la creamos perdida porque en eso se nos va la vida, como a Don Quijote de la Mancha.


"Ángel Cappa, auténtico caballero andante, embajador de las mejores cualidades del argentino de ley, volvió (siempre está volviendo, como Pichuco) para dirigir el Globo; un Huracán que hace más de treinta años no conocía la gloria, pero sí los pasillos del sufrimiento; después de no demasiados domingos el rumor se extendió por las veredas, los cafetines y los taxis: Huracán estaba jugando muy bien, volvía el fútbol lindo y estaba ganando partidos.Huracán se convirtió en una verdadera ilusión, más allá del ámbito balompédico, frente a los contratos millonarios del fútbol europeo, frente a la gripe pandémica, frente a las elecciones diestras, frente a los molinos de viento, este pequeño gran equipo quería revivir sus años gloriosos...
Ésta no sería Argentina con finales felices, es el mundo del revés y lo cantaba clarito María Elena; la historia también tiene lugar para los quijotes, para las penas mexicanas ahogadas en tequila, para los que nadaron el mar y se ahogaron a dos metros de la orilla, para las finales perdidas injustamente, para los tangos tristes. El fútbol no sería lo que es sin su componente lírico y humano, sin aquellos que van a mojarse en invierno; la música no sería lo que es sin su componente lírico, sin aquellos que van a mojarse en invierno; la música es de aquellos que la quieren escuchar y de nadie más, y supongo que el fútbol también."
(A. Calamaro 2009)


Hace unos días también tuve el llamado de otra grande, y gran amiga por cierto: Adriana Varela. Una Mujer de Olé Bajo el Brazo que tampoco le teme a las causas perdidas.


A su nuevo disco ella, que viene del sur, de Avellaneda como su Independiente querido y el de Andrés también, lo bautizó "Docke" con todo lo que eso significa. Este disco remite en cierta medida a lo que está oscuro, a lo que no tiene ninguna linterna que lo ilumine, no solamente el paisaje sino también el concepto de lo marginal, lo barrial, lo verdaderamente tanguero. Porque no todo en el tango es verdadero como tampoco todo es de verdad en el fútbol. Y lo dice casi con el mismo convencimiento con el que Ángel nos habla de su fútbol al que con cierto menosprecio rotulan el "tiki-tiki". Su llamado era simplemente para decirme "Vamos Huracán! Ahora no hay que aflojar" y después agregar que "Ángel Cappa es un lujo para el fútbol agentino, que para el fútbol argentino, para el fútbol! En mi próximo concierto le dedico un tango a él y a todos los hinchas del Globo".

Siempre recordamos con Adriana cuando vimos juntas el partido final de Independiente campeón del 2002, cuando el Rojo le ganó 3 a 0 a San Lorenzo, estábamos en su suite del Hotel Costa Galana en Mar del Plata, un 1º de diciembre luego de un show y que casi perdemos el avión por quedarnos a gritar los goles de Silvera y compañía. El domingo del partido con Vélez también estuvimos cerca. Imagino que para eso están los amigos, para estar cerca en las derrotas. Para disfrutar las victorias es más fácil encontrar socios.
Gracias Adriana. No te olvides de dedicarle un tanguito a Cappa en tu próximo show. No sé cuál debiera ser pero a mí me gusta mucho y en tu versión "Bajo un cielo de Estrellas".

Mucho tiempo después de alejarme, vuelvo al barrio que un día dejé,
con el ansia de ver por sus calles mis viejos amigos, el viejo café...
En la noche tranquila y oscura hasta el aire parece decir
no te olvides que siempre fui tuya y sigo esperando que vuelvas a mí.
En esta noche vuelvo a ser aquel muchacho soñador
que supo amarte y con sus versos te brindó sus penas...
Hay una voz que me dice al oído "yo sé que has venido por ella, por ella..."

10 comentarios:

Gaby D. dijo...

Andrés, con donaire cervantino, nunca tiene perfil bajo, cosa de hombrecitos grises.
(Perfil bajo, qué espanto.)
Se mete en todo, se manda, se equivoca, tropieza, y rompe platos porque como dice Anibal Fernandez "es un riesgo que corren solamente los que lavan" (applause, applause, Aníbal).

Andrés hace canciones malas porque compone, Adriana se queda disfónica porque canta y Huracán pierde la final porque la juega.
La gente de olé bajo el brazo juega y en ese quehacer gana o pierde, dos intensas emociones que desconoce el tibio que Dios escupe o el Hombre Cordial que Sergio Buarque, el viejo, desprecia.

Brindemos, Sancho, mientras ladran.

karina dijo...

Es así nomás amiga Gaby. Así de fácil. Se gana o se pierde, lo importante es jugar pero jugar a nuestra manera, porque elegimos la caballería andante. Brindemos Gaby, brindemos Adriana, Andrés, Aníbal, brindemos.

san periodista dijo...

¡Por las cruzadas quijotescas, salud!

M.Lima dijo...

¿Calamaro no debería estar en el top five de Hombres de Olé bajo el Brazo?

karina dijo...

Si M. Lima, ya está. Subió posiciones por estos días y ya lo tenemos en el Top Five.
Salud San Periodista!

Pablo Libre dijo...

Mmm, Calamaro, como Pinti, eterno dador y citador de lugares comunes.
El disco el salmón me gusta. Igual tendría que hacerle juicio al hermano x plagio.
Adriana Varela me gusta. Nunca la escuché, me gusta ella ;)

karina dijo...

Pablo. Ni Pinti ni Javier Calamaro estarían en el ranking de este blog. Pero Andrés sí. Andrés se mete en el barro a jugar. Y la Varela es una diosa, claro. Muchos Hombres de Olé Bajo el Brazo mueren por ella, por ella como dice el tango. Si puedo trataré de mover mis influencias para conseguirte un "Docke", lo poco que escuché me mató.

El Canilla dijo...

Los caballeros andantes, como los piratas, son hombres de cicatrices, como los hinchas del globo o los habitantes del doque. Para ellos, sólo existen mujeres con voces como la de la Varela y genio y figura como las de sus comentaristas, señora. Un saludo para Uds. El caballero que tiene alguna idea algo más que pálida lo sabe, y el bigote del Sur , también.

karina dijo...

Salud Canilla, por las cicatrices!

Marcela dijo...

Qué grande la Varela! Soy quemera, y recién caigo en el Blog. Me leí recién todos los textos casi de un tirón pero me detengo en este. Mi novio y yo somos fanáticos de Adriana, la fuimos a ver a miles de lugares. al p´roximo show vamos como sea, si nos va a dedicar un tango a los quemeros quiero estar ahí!!! Saben cuándo es?