miércoles, 16 de septiembre de 2009

CAMPEONES DEL 73

EL EQUIPO DE LOS SUEÑOS
(me gusta más que dream team)
Campeón Metropolitano 1973
Arriba: Buglione, Chabay, Russo, Basile, Roganti y Carrascosa
Abajo: Houseman, Brindisi, Avallay, Babington y Larrosa


Hoy, 16 de septiembre, se cumplen 36 años del gran campeonato de Huracán en 1973. Para muchos aquel fue el mejor equipo del fútbol argentino en toda su historia, un equipo con un juego vistoso y atractivo que en 32 fechas metió 62 goles. Una máquina.


Emoción, orgullo, alguito en la memoria y el legado de papá. Recuerdo, gratitud y rescate, hoy más que nunca, de la figura de César Luis Menotti como el gran entrenador del fútbol argentino. No es casualidad que una nueva ilusión de campeonato que se derrumbó apenas en la última fecha haya venido de la mano de su continuador, Ángel Cappa, quien está sufriendo algunos de los mismos males que el Flaco Menotti padeció en aquella campaña.
Como dijo Cappa “El menottismo es como los Reyes Magos: uno espera siempre a los equipos del Flaco con gran ilusión”. Los ideales de Menotti concuerdan con la historia de Huracán.


Huracán no tiene en su vitrina las copas que se merece por su buen fútbol. Pero a Huracán lo hace grande su gente, los quemeros de Parque Patricios. Los títulos ya van a llegar, pero la hinchada es para toda la vida.


(A continuación un texto de la página oficial del Globo)
El derrotero seguido por Huracán en el profesionalismo ha sido muy irregular. Alternó excelentes campañas, como la de 1939, con otras mediocres y algunas muy malas, como en 1949, 1950 y 1951, años en que el descenso lo amenazó. Pero en 1973 llegó por fin el título largamente esperado y, por ello, jubilosamente celebrado, pues hacía 45 años que Huracán no ganaba un campeonato. Los méritos no fueron pocos, ya que en la primera rueda exhibió una categoría estimable y, especialmente, una eficiencia infrecuente en ese tiempo. Con todos sus titulares, convirtió en la primera mitad del certamen 46 goles en 16 partidos. Conseguir un promedio de casi tres goles por partido en la década del 70 resultó formidable.
Sobresalieron en este equipo Houseman y Brindisi. El puntero derecho, incorporado ese año, mostró una habilidad que hizo recordar a los mejores jugadores de su puesto. Y Brindisi era en esos momentos el mejor delantero del fútbol argentino. Los demás fueron designados acompañantes en un equipo que entró en la historia de nuestra institución.
La fama de Cesar Menotti como técnico, nació con el título ganado por Huracán. Pero días antes de comenzar el campeonato dijo, en "La Opinión" del 15 de Febrero: "Me provoca desagrado el hecho de que Huracán deba renovar siempre su plantel por el fracaso del año anterior. Todavía no se como quedará integrado el equipo hasta que no se definan las compras y las ventas que se realizarán". Era, sin duda, pesimista sobre la futura campaña. Sin embargo, el equipo empezó ganando y goleando desde la fecha inicial. No fue sólo Menotti el hacedor de esa campaña, sino también los jugadores que se acoplaron perfectamente a una idea de juego, lo que ocurre con poca frecuencia.
Los buenos jugadores son la única verdad del fútbol.



Pertenencia
No se trata de la seducción de algún éxito pasajero;
tampoco de una imposición de la implacable
parafernalia mediática.
Ser quemero es una cuestión de pertenencia.
Una preciosa herencia inmodificable.

14 comentarios:

Pablo Libre dijo...

Una vez estaba en un bar y lo descubro a Menotti sentado a escazos metros: me dió verguenza hablarle, pero su fina estampa era inspiradora de por sí.
Igual, calculo que tendría más cosas que reprocharle que agradecerle. Una es haber elegido en su momento al colombiano Tréllez, cuando le ofrecieron a Ronaldo, para Boca. Lo mismo debe pasarle a los del Rojo, por haber elegido al paraguayo Gavilán (?) por sobre Bolatti.

Pensándolo bien, si hacés una encuesta entre los hinchas de Boca que vivieron sus etapas en los 80 y 90, el 99% no lo puede ni ver. Me incluyo.

MARIEL dijo...

me emocionaste. a mi papá, cuando se fue, le puse el banderín de seda del Globo entre las manos. ¿Sabés que era el único´"artículo suntuario" que en toda su vida había comprado exclusivamente para él? lo tenía colgado en la parte de adentro de la puerta del placard.

la primera vez que lo llevó a mi hermano a la cancha a ver al Globo (todavía era época de tele en blanco y negro), mi hermano volvió y dijo: "¿sabés qué? ¡vi a Carrascosa en colores!".

mi viejo era un tipo melancólico, solitario. mi vieja recuerda que una de las veces que lo vio, que lo sintió feliz, fue cuando volvió a casa después de este partido que significó el campeonato del '73, lleno de papelitos, que no quería sacarse.

un abrazo quemero, que arde.

mujerdeole dijo...

Mariel. Y vos me emocionaste a mí con tu breve relato. Será que los padres hinchas del Globo son solitarios y melancólicos, tal vez sea una condición.
Recordemos con alegría y orgullo. Abrazo quemero que arde y abriga.

Pablín, siempre te lo recuerdo los hinchas de Boca son especímenes muy raros. Los ídolos boquenses son un tanto caprichosos y algunos hasta bizarros pero bueno el amor es así, no se elige.
No me sorprende que no lo quieran a Menotti, es cierto que tuvo un poco de mala suerte porque sus campañas no fueron tan malas pero le faltó logros y eso para la relación hinchada-entrenador de un club grande es algo difícil de remontar. Igual te aclaro: mi amor por Menotti es absolutamente I N C O N D I C I O N A L y no lo pongo en discusión tampoco su figura, ni su talento, ni su historia, ni su idea de juego. Es un caballero de fina estampa y por supuesto pudo y puede equivocarse, las Mujeres de Olé bajo el Brazo lo perdonaremos siempre. Más si nos dejó a Bolatti para que lo disfrutemos en Huracán.
Lástima que no te entró mi comentario con la carta de Mempo Giardinelli a Pino. Está en Página 12 o sino en el Blog amigo de Fede, Kalm Town. A leerla!
Besos quemeros también para vos.

Roedor dijo...

Yo vi jugar a ese equipo y realmente eran muy buenos. La memoria nunca fue mi fuerte, pero parte de ese equipo también hizo un campañón pocos años más tarde y el Boca mezquino del Toto Lorenzo entró al mini torneo por la puerta trasera y se llevó la copa. Huracán había entrado primero, no sé si invicto.

Siempre fui bostero y siempre lo seré, Menotti me parece medio un vendehumo, pero sin duda que los méritos que hizo tanto allí como cuando salió campeón mundial con Argentina no son casualidad. Es verdad que siempre tuvo a unos jugadores increíbles, pero algo de valor hay que reconocerle.

Ah. Omar Larrosa me parece uno de los mejores 10 que vi jugar en mi vida. Hasta me gustaba en Boca cuando era un gordo ridículo por el que nadie daba 2 mangos. Sin él el Mundial no se ganaba, casi seguro.

emeygriega dijo...

¡Un abrazo boquense a ustedes, quemero/as y a sus papitos queridos!

mujerdeole dijo...

Roedor. Todo lo que digo de Boca es con mucho cariño, realmente son gente rara los bosteros pero queribles. Sin ir más lejos mi hermano es de Boca así que te aseguro que no les deseo que pierdan jamás. Idolo Larrosa!

Eme, abrazo también para vos bosterita! Y vamos con todo hoy x la Copa. Perdonen los hinchas de Vélez, pero mi corazón hoy está con Boquita.

Santiago Segura dijo...

Todavía lamento que el torneo pasado Huracán no haya sido el campeón, un equipo que por lo que dicen rescataba el espíritu de aquel del '73...

Mi relación con Menotti es rara, es un tipo que no me termina de cerrar pero, sin embargo, cuando aparece esporádicamente, me interesa escucharlo. Es medio -bastante- chamuyero y eso quizá me cansa un poco, y supongo que su relación con Indep'te también le juega en contra conmigo.
A Cappa sí lo banco, cuando estuvo en Racing -la primera etapa- el equipo era un lujo, y si el club no hubiera sido el quilombo que era, salía campeón.

Qué lindos quilombos, digo, debates, que se arman en los comentarios de este blog!

CASPA DE MALDITOS dijo...

No conozco mucho de la historia del Globo, asi que gracias por todo este racconto. Ni siquiera sabía que había salido campeón! Yo simpatizo un poco con los quemeros porque son los antagonistas del Cuervo.
COn respecto a Menotti, me pasa que me siento identificado con lo que pregona, el tipo de futbol que propone el Flaco, pero que no siempre le ha ido bien en los equipos que dirigió, no?
Abrazo!

curitas dijo...

Habrás visto que no nos fué nada bien... pero bueno. Ya tendrás algo que contarme, dado que no ví el partido.
Qué grande el globito! de eso quería hablar... de ese logo tan lindo que tienen, de ese equipo con historia y con presente también. Yo siempre dije -y mantengo- que si no fuera de boca, sin lugar a dudas hubiera sido de Huracán. Y mirá que eso, para una hincha de Boca es mucho decir eh...
jaja.

Saludos!

brasil dijo...

Roe, tu memoria no es muy buena. Decir que el 78 sibn Larrosa no se ganaba suena a exageración. Si el Alzheimer no me traiciona, apenas jugo de titular el último partido...

Tema aparte: Houseman. ¿Uds. creen que a alguien por su endiablada habilidad se le hubiera ocurrido atrasarlo 20 metros y ponerle la 10 en la espalda?

¿¿¿entendés Diego????

mujerdeole dijo...

Santiago, el lamento se ha convertido en orgullo, los ángeles de Cappa lograron eso.
Y sí a veces rescatamos la historia, sobre todo nuestras historias felices.
Y hoy estamos todos felices, no? Bueno, el Grupo Clarin tal vez no. Bienvenido.

Caspa, creo que los quemeros le caemos bien a todos los hinchas menos a los cuervos y a los del Fortín.
Y es cierto lo e menotti, no le ha ido bien en muchos lugares y muy bien en huracán. A mí la ecuación me cierra, pero es cierto que ha tratado siempre de mantener una línea. aunque como dice Santiago y otros es un tipo que nos plantea contradicciones, no mí particularmente pero a muchos de nosotros.

Curitas, qué penita! pero bueno a seguir bancando al Coco que las cosas buenas ya van a venir.
Y claro que es mucho decir... gracias!

Brasil, sí efectivamente Larrosa jugó unos pocos partidos pero imagino que seguramente fue una exageración optimista, romántica y con algo de ironía conociendo al amigo Roedor.
Ahora respecto a Houseman y a las maniobras del Diego DT coincido plenamente. René no y mucho menos Messi son los indicados para ser el 10 de ningún equipo.
Esperemos lo entienda Maradona, y a tiempo. Salute.

brasil dijo...

Elegí a Rene porque vale la comparación.

Tienen cierto parecido. Una contención social diferente, una época diferente, y sobre todo el marketing del futbol marcan la diferencia.

Pero honestamente no se si Messi es más que Houseman.

Pero antes los jugadores jugaban donde debían, donde se sentían cómodos. A menotti jamás se le hubiera ocurrido hacerlo volantear

Roedor dijo...

Es cierto, exageré, pero claramente recuerdo que gracias a Larrosa se ganó el partido 6-0 a Perú. Yo no me creo la teoría conspirativa de la guita, el apriete, etc. Yo creo que los tipos salieron a matar, y lo lograron. En ese partido Larrosa la dejó así de chiquita, me consta, y jugó de entrada.

mujerdeole dijo...

Roe, yo tampoco creo en la conspiración y es cierto el equipo del 78 era un equipazo!

Bra , honestamente creo, al menos por ahora, que Messi no es más que Houseman. Y hay acuerdo los jugadores deben jugar en la posición donde lo hacen mejor.