domingo, 6 de diciembre de 2009

PASSARELLA Y EVO: PRESIDENTES DE RIVER Y BOLIVIA

PASSARELLA FUE CONSAGRADO HOY EN LA
MADRUGADA NUEVO PRESIDENTE DE RIVER PLATE

Ganando por sólo seis votos sobre la lista de D'Onofrio se impuso en las elecciones del día de ayer. Así Daniel Alberto Passarella, cumple un ciclo en el club de Núñez que pocos pueden ostentar. Fue jugador, campeón y estrella, director técnico del primer equipo saliendo campeón también y ahora culmina siendo electo como presidente, por más de 5000 votos por sobre 14.000 socios que se acercaron a votar. Una convocatoria histórica de votantes en la institución.






La era Aguilar parece definitivamente terminada.
Le deseamos lo mejor a Passarella, a su gente y, sobre todo, a los hinchas de River Plate para poder superar este momento crítico que está viviendo el club. Uno de los más importantes del fútbol argentino.


EVO MORALES FUE REELECTO PRESIDENTE
DE BOLIVIA EN PRIMERA VUELTA

Pero la gran noticia de ayer vino desde Bolivia. El actual mandatario Evo Morales fue reelecto por una abrumadora diferencia y se aseguró con más del 60% de los votos la mayoría legislativa tanto en la Asamblea Plurinacional como los más de dos tercios de la Cámara Alta, esto en las primeras elecciones realizadas bajo el imperio de la nueva Constitución. Nuestros mayores respetos al pueblo boliviano y a su presidente. Nos alegra tener a Evo en el gobierno. Es mucho más que un espejo donde mirarnos. Es un orgullo para toda la región.
No todo está perdido.
Vamos Evo todavía!

17 comentarios:

Dario dijo...

Ojala passarella logre sacar a river del lugar en donde lo dejo la nefasta administracion de Aguilar.

La candorosa dijo...

Supongo que para una hincha de Boca como yo, la era Aguilar, ¡¡fue la mejor que tuvo Ríver!! jajajaaa

De todos modos, que Passarella tenga un buen mandato.

Saludos!

jordim dijo...

la democracia tiene taras...

mujerdeole dijo...

Jordim. Sí, claro. But I'like it.
Bienvenido.

Candorosa, son muchos los bosteros que deseaban que Aguilar se perpetue en el sillon presidencial de River.

Darío, no sabemos cuáles serán sus medidas, no soy de River y no conozco demasiado la interna. Igual considero que peor que Aguilar no puede haber nada, aunque ya veremos.

Besos!

mujerdeole dijo...

Les pido disculpas a los amigos que comentaron antes, pero no podía dejar pasar lo de Evo.

Un abrazo.

Nanu dijo...

Muy bueno lo del gran EVO...y pensar que yo estuve en la primera asuncion en la paz..muy emocionante! Y el tipo tan coherente con el mismo, con sus raices y su raza..es una alegria enomre para latinoamerica.
Lo de Passarella, esperemos que le haga bien al club..y mujer coincido en que peor que Aguilar...espero que no haya porque seria la mismisima reencarnacion de satanas, el anticristo como quieran decirlo! jaja

emeygriega dijo...

Candorosa tiene razón, a los boquenses nos vino muy bien la gestión anterior, pero me crié en River y me pone feliz el triunfo de Pasarella porque el club me dió los mejores momentos de mi infancia y adolescencia.


Y lo de Evo, ¡una fiesta total!

Julián dijo...

Mujer:
Lo de Passarella no me entusiasma mucho. Es un tipo turbio, con mucha llegada a empresarios y representantes (ha hecho negocios con ellos), se adjudicó un yate de contrabando (por eso tuvo que hacer trabajo comunitario más de 2 años) y no me puedo olvidar del pelo corto y otras cositas. Da la imagen de miliquito que pone orden.
De todas maneras, a pesar de este prontuario, y antes que Donofrio y Caselli, yo lo hubiese elegido. Pero no espero una gran gestión.
Evo, ¿qué decir? Es el pueblo. Cuando lo veo, veo a uno de los del pueblo boliviano. Siempre pienso que lo que pasa en Bolivia no es solo una gran cambio político, es también una revolución cultural. A defenderla!
Salutes.

mujerdeole dijo...

Nanu, qué gran momento, qué envidia! Este triunfo de Evo me hace olvidar por un rato la tristeza por mi Globo querido y la ida de Cappa.
Esperemos que River vaya saliendo de su crisis, que no esté Aguilar ya es algo.

Eme, fiesta total! y muy bien ahí una bostera que destaca el papel de River como institución social. Como club que alberga a miles de personas.

Julián, a mí no me entusiasma Passarella, a mí me entuasiasma Evo. Creo que se puede apreciar la diferencia entre el tono de una noticia y otra. Coincido con vos, lo de Bolivia es una revolución en todos los sentidos posibles. Y Passarella con todos sus defectos y hechos cuestionables sigue gozando de algún crédito. Aguilar no.

Besos amigos!

El Braca dijo...

No sabia nada de lo de Passarella, un icono en River sin duda. Vamos a ver como le va. De Evo?.. como dice Jordim, pero necesaria. Un abrazo para mujerde..!

Julián dijo...

Lo que dije no lo dije porque haya sentido que para usted era triunfos equiparables. Para nada, Mujer.
Sólo sentí la necesidad de opinar sobre Passarella. Nada más que eso.
Salute.

mujerdeole dijo...

Braca, Passarella todo un ícono de River. Y Evo todo un ícono de la patria grande sudamericana.

Comprendido Julián.
Yo también tal vez necesité explicar por mi parte.

Un beso

yo dijo...

Ninguna de las listas de River eran confiables, Mario Israel y el ficialismo se encargó de dejar un pie en cada una

Dudo que la depuración sea en lo próximos años, al menos no creo llegar a verlo.

javier dijo...

es bueno el paralelismo, ver como un presidente con una buena gestión puede ser ratificado con más del 60 por ciento de los votos. aguilar se va por la puerta de atrás, dejando un club devastado y en su caso es peor porque antes de llegar al poder se presentaba con un discurso progresista

mujerdeole dijo...

Yo, no tengo esta información para testear. El tiempo dirá. La cosano está nada fácil para Passarella, al márgen de si nos cae bien o mal.

Javier. Es cierto, un poco audaz el paralelismo ya que comparar a Evo con Aguilar es raro, no?
pero es cierto, irse por la puerta de atrás es lo menos que debe pasarle a alguien que ha dejado el rojo que dejó la gestión Aguilar en River Plate. Se hablas de más 100 millones!

Saludos

bonito lunch dijo...

estoy mas contento con evito que con el kaiser.

mujerdeole dijo...

Pero claro Bonito! Y cómo no!