domingo, 29 de enero de 2012

DJOKOVIC VS NADAL: DOS PARA GANAR

NOVAN DJOKOVIC, REY DE AUSTRALIA, DEL TENIS MUNDIAL Y DE LA FINAL MÁS LARGA DE LA HISTORIA DE LOS GRAND SLAM. El número uno del mundo ganó otra vez el Abierto de Australia, el quinto Grand Slam de su cosecha y el tercer consecutivo, algo que han logrado sólo cinco jugadores en la era abierta. Su carrera parece no tener techo, luego de un extraordinario 2011 en el cual ganó 3 de los torneos grandes (Australia, Wimbledon y el US Open) el serbio se afirma en la cima del tenis mundial y comienza a hacer historia. Hoy le ganó a Rafa Nadal mucho más que un partido, más que la final de un torneo importante, más que un encuentro entre el número uno y el dos del mundo, le ganó uno de esos duelos que el ex Rey del tenis solía ganarle hace un par de temporadas, esos partidos que se ganan con el corazón además del buen juego y las piernas. Porque está claro que ambos son dos verdaderos genios del tenis, tienen muy buenos golpes, amplios recursos y un estado físico envidiable, pero hoy el ganador debía demostrar entereza y entrega en su punto máximo. En un épico partido, luego de cinco sets (5-7, 6-4, 6-2, 6-7 y 7-5) y cinco horas y 53 minutos de juego el número uno se llevó el trofeo y todo el orgullo de haber logrado algo muy importante. Un partidazo donde cada uno de los sets fue una final en sí misma. Comenzó ganando el primer parcial Rafa y luego los dos siguientes se los llevaba el campeón y con esa ventaja llegó a un cuarto set donde logró ponerse 5-3 en el tie break, a sólo dos puntos de la gloria pero Nadal es Nadal y lo demostró también en esta incansable final imponiéndose por 7-5 y llevando el desenlace a un quinto set que también fue parejo e intenso ya que ninguno regaló nada, pero finalmente fue Djokovic quien se quedó con todo luego de un extenuante 7-5. El partido entre el español y el serbio se convirtió en la final más larga de la historia de los torneos de Grand Slam, superando el duelo entre Ivan Lendl y Mats Wilander en el US Open de 1988, que había durado 4 horas y 54 minutos. Nole luego de la final declaró "Estoy muy orgulloso de formar parte de la historia, formar parte de una elite de jugadores que han ganado varias veces este torneo. Es increíble", y le dedicó también unas palabras a su derrotado, ex verdugo en tantas otras ocasiones, Rafa Nadal: "Desgraciadamente, no puede haber dos ganadores, pero él merecía también ganar esta noche, diría lo mismo si estuviera aquí sentado como perdedor", finalizó. Coincido, un empate hubiera sido un resultado justo pero el tenis no es como el fútbol en este sentido. Nadal, que aún le lleva ventaja a Djokovic en los duelos entre ambos está arriba 16-14, buscará seguramente revancha en Paris, veremos cómo continua esta historia donde como dice una publicidad por estos días, el corazón manda.

3 comentarios:

El Joven llamado Cuervo dijo...

Lo de Novan fue sencillamente monumental. Un guerrero bárbaro. Nadal siempre me parece invencible. y yo no sé de dónde saca fuerzas este tipo (y le pega con sutileza, además). Un abrazo.

Super Riquelme dijo...

Mujer, el partido fue emocionante pero yo sigo prefieriendo una final en la que juegue Federer.
Lo de Nole tiene ademas el merito de haber jugado no solo contra Nadal sino contra todo el estadio, que alento a Rafa sin parar y festejo sn parar cada error no forzado de Djokovic (que era la forma en la que Nadal ganaba los puntos...).
Un beso,

mujerdeole dijo...

Joven, monumental exacto. Hubo de todo pero la resistencia de los dos es admirable.

Súper, obvio que preferimos a Federer desde todo lugar. Esta vez pensé que llegaba a la final, estaba en gran nivel, pero bueno Rafa es Rafa.

Besos